El pasado octubre se constituyó la Mesa de Salut Mental i Adiccions Vallesana de la que la FMMC forma parte como Mesa Institucional. Está formada por diferentes ayuntamientos, asociaciones, entidades y profesionales de diferentes ámbitos que quieren trabajar de manera conjunta para mejorar la atención de las personas que sufren algún trastorno de salud mental.

Una de cada 4 personas sufrirá un trastorno mental a lo largo de su vida. Sin embargo, aún existe un cierto estigma en la sociedad sobre este ámbito y las personas que tienen problemas de salud mental tienen 1/3 menos de ocupación que el resto. En el Vallès, atendemos alrededor de 4.500 usuarios.

La Mesa de Salut Mental i Adiccions Vallesana es una refundación de la misma ya creada anteriormente en 2006. Se ha ampliado de la mano de fundaciones, usuarios, ayuntamientos, administraciones y servicios sanitarios. Actualmente se ha querido dar entrada a más entidades, fundaciones y usuarios. Si somos muchos podremos hacer mucho más.

Ahora mismo damos cobertura a los municipios de Mollet, Parets los Vallès, La Llagosta, Santa perpetua, Palau Solità i Plegamans, Sant Feliu, Caldes, etc., con el objetivo de crear una estructura estable, crear comisiones de trabajo y destacar la importancia de la atención domiciliaria.

En esta mesa se trabajarán patologías como los trastornos del ánimo, los síndromes psicóticos, los trastornos esquizofrénicos, los trastornos de personalidad y las adicciones, entre otros.

Es común encontrarse con casos de alta complejidad debido a que la persona sufre diferentes trastornos de salud mental a la vez. Esto genera unas necesidades multidisciplinares: atención psicológica, enfermería, seguimiento médico… Estos tipos de pacientes, llamados crónico-complejos, conforman el 3-4% de la población y pueden incorporar adicciones.

La droga más atendida es el alcoholismo, pero entre los jóvenes se ha detectado un aumento de la adicción al cannabis en la franja de 18-25 años. Este aumento puede deberse a un incremento del consumo o a que tenemos más información debido a una mayor sensibilización de sus riesgos que ha llevado a los jóvenes a pedir más ayuda. Muchas veces, el cannabis es la puerta de entrada a otras drogas.

Las personas con trastornos de salud mental tienen también una alta dificultad para reincorporarse en la sociedad debido a su estigma. Concretamente, las tasas de reinserción laboral (trabajo normalizado y estable) son muy bajas y, en el caso de patologías graves entre el 10 y el 20%

Estas iniciativas, como la creación de las mesas de salud mental, se convierten en acciones imprescindibles para intentar mejorar la atención de las personas con esta tipología de trastornos a través de equipos multidisciplinares coordinados.

Os dejamos con un vídeo que publicó el programa VisionsVallès donde podréis encontrar más información sobre la mesa.