PROCESO DE MODIFICACIÓN DE LA CAPACIDAD DE OBRAR

Desde el momento en que se detecta una situación de desprotección, se inicia el proceso de protección que consta de diferentes fases

Detección de una situación de desprotección
Cualquiera puede detectar que una persona no puede gobernarse por sí misma, está en situación de desprotección y necesita ser protegida para asegurar su seguridad y su bienestar.

Generalmente es la misma familia, personas cercanas (vecinos, amigos, etc.) o profesionales de referencia (psicólogos, servicios sociales, hospitales, etc.) quiénes lo detectan, inician el proceso de valoración y se ponen en contacto con la Fundació Malalts Mentals de Catalunya.
Si detectas una situación de desprotección, contacta con la Fundació Malalts Mentals de Catalunya y te asesoraremos.

Asesoramiento y valoración
La Fundació Malalts Mentals de Catalunya ofrece asesoramiento tanto a familias como a profesionales que hayan detectado una situación de desprotección.

  • Se explican los trámites a realizar para iniciar el proceso judicial de modificación de la capacidad.
  • Se detallan a la familia las funciones y obligaciones del tutor o curador.
  • En caso de que la familia quiera delegar esta función en la Fundació Malalts Mentals de Catalunya, se habla con la persona a proteger para asegurar si podremos dar respuesta a todas sus necesidades

Pretutela
Si la familia y la persona interesada así lo desean y, antes de que la Fundación ejerza el cargo tutelar, la Fundació Malalts Mentals de Catalunya puede iniciar un proceso de pretutela, durante el cual se valora las capacidades y autonomía de la persona protegida y se orienta a la familia sobre las acciones a realizar.

La pretutela también favorece la adaptación de la persona a la nueva situación y la creación de una relación de confianza entre persona protegida y su tutor de cara al futuro.

Proceso judicial de modificación de la capacidad de obrar
Paralelamente, se sigue con el procedimiento judicial, que consta de las máximas garantías para demostrar si existe la necesidad de establecer alguna Medida de protección y, en caso afirmativo, el grado en la que se ha de ejercer.

El proceso consta de:

  • Apertura del procedimiento: El procedimiento lo puede iniciar la familia, los profesionales médicos o sociales del entorno de la persona presuntamente desprotegida y, también, la misma persona que cree necesitar protección. La familia lo hará a través de un abogado y, los demás, a través de la fiscalía.
  • Criterios de cribado: es determina si existen causas que justifiquen la modificación de la capacidad. Para ello se requerirá:
    • Entrega de un Informe previo firmado por un profesional médico acreditado
    • Una entrevista al interesado
    • Una entrevista a la familia
    • Entrevista a profesionales acreditados
  • Sentencia:
    • Medida de protección: Una vez realizado el cribado, un juez dictará sentencia que especificará si se modifica o no la capacidad y establecerá una Medida de Apoyo, en su caso.
    • Nombramiento del cargo tutelar: Si la sentencia determina la necesidad de ejercer una Medida de Apoyo el mismo juez nombrará la persona o Fundación encargada de ejercerla.