Medidas de Protección

Las Medidas de protección

Las Medidas de Protección se establecen a partir de un procedimiento judicial que se lleva a cabo con todas las garantías y que determina si una persona es capaz o no de gobernarse por sí misma ya sea en todos los ámbitos de su vida o en algún aspecto concreto (económico, patrimonial, médico, etc.) y, en caso de que la persona tenga dificultades, la necesidad o no de poner en marcha alguna Medida de protección, el grado en el cuál se deberá ejercer y quién la ejercerá.

Las Medidas de Protección son herramientas para proteger los los derechos, los intereses y asegurar el bienestar de personas que han visto modificada judicialmente su capacidad de obrar.

Estas medidas se establecen sólo cuando es absolutamente necesario por el bien de la persona protegida, permitiendo que mantenga siempre la máxima autonomía y capacidad de decisión posible.

Modificación de la capacidad de obrar

La Capacidad de Obrar es la capacidad de toda persona de realizar actos, tomar decisiones jurídicas y, en resumen, ejercer personalmente los derechos de los que es titular. Esta capacidad se adquiere con la mayoría de edad.

En caso de que la persona no pueda gobernarse por sí misma puede ser necesario modificar judicialmente la capacidad de obrar, para proteger sus derechos e intereses y asegurar su bienestar.